Casa en venta (28782)

Si estas buscando una casa en venta, has llegado al lugar adecuado.

Vivir en una casa es la opción ideal, especialmente para aquellas personas que quieren disponer de un espacio amplio y tranquilo donde vivir.  Normalmente resulta dificil encontrar casas en el centro de las ciudades, por ello, es habitual que muchas casas son adosados o chalets construidos en urbanizaciones situadas en la periferia, perfectas para familias que prefieren vivir en zonas retiradas.

Sin embargo lo que buscas es una segunda residencia donde pasar los fines de semana y las épocas vacacionales, es posible que prefieras una casa de piedra situada en un pueblo.

Si quieres comprar una casa, tanto si es una casa con jardín, una casa de piedra o un chalet, en Ventadepisos.com encontrarás miles de anuncios en toda España de inmobiliarias y particulares.

Si tienes una casa y la quieres poner en venta, puedes anunciar tu casa gratis aquí: http://www.ventadepisos.com/index.php/cod.check_new/

Agencias con casa
Noticias relacionadas con casa
Consejos para ahorrar en tu factura de la luz

No lo decimos nosotros, lo dice la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Se puede ahorrar entre 60 y 300 euros en el consumo de la luz y aquí te damos unos consejos para ajustar al máximo tu factura de la luz. bombillas

Tener discriminación horaria

La forma más sencilla e inmediata de ahorrar en la factura de la luz es optar por la discriminación horaria, tanto si se tiene tarifa regulada como si se está en el mercado libre. Así lo estima la OCU que afirma que los hogares concentran un 50% de su consumo en el horario valle (el más barato), así que bastaría con concentrar un 30% del consumo de la luz en ese horario para empezar a ahorrar. La OCU informa que cambiar a la tarifa con discriminación horaria tiene un coste de 11 euros y el usuario ahorraría como mínimo 70 euros al año sin modificar sus hábitos de consumo. El ahorro puede ser aún mayor si concentra su consumo durante las horas valle.

Reducir la potencia de la luz

Otra opción apuntada por la OCU es reducir la potencia contratada para obtener un ahorro adicional de unos 60 euros al año por cada kW que lo reduzca. Coge tu último recibo de la luz y fíjate en la potencia que tienes contratada. Verás que siempre pagas por el consumo que hayas hecho (término de energía) y un fijo por la potencia contratada (término de potencia). La potencia la pagas siempre, tengas o no encendida la luz. Por eso, debes contratar sólo la potencia que necesitas, nada más. ¿Cómo saber qué potencia necesitas? Lo normal es contratar 3,3 kw teniendo en cuenta que usas unos 100 w en iluminación y gastas otros 3.000 en electrodomésticos (lavadora, ordenador, tele, nevera …).

Cambiar de tarifa

Casi la mitad de los consumidores sigue teniendo la tarifa PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor), una tarifa que está regulada por el Ministerio de Energía, el resto está en el mercado libre. Antes de pensar en cambiar de tarifa, hay que comprobar si estás en el mercado libre o tienes una tarifa PVPC porque muchos consumidores creen que tienen PVPC pero en realidad están en el mercado libre. Así que lo primero que debes hacer es coger tu última factura de luz y mirar qué tarifa tienes contratada. OCU ha comparado el ahorro que ha supuesto tener contratada la tarifa PVPC frente a las mejores ofertas del mercado. Durante 2014 y 2015 sí que había ofertas en el mercado libre que mejoraban la tarifa PVPC, pero desde 2015 hasta ahora, el PVPC ha permitido ahorros adicionales sobre las mejores ofertas en el mercado libre. No obstante, la volatilidad del PVPC, con periodos de subidas de precios fortísimas como las que estamos viviendo últimamente, hace que quizá ahora sea un buen momento para mirar otras alternativas que ofrezcan una factura más estable. Hay hogares especialmente sensibles a las tarifas PVPC como son aquellos hogares que se calientan con calefacción eléctrica y que concentran su consumo en esta época ya que no podrán compensarlo con hipotéticas bajadas del precio en los próximos meses. Por ejemplo, un hogar con acumuladores y un consumo de 1500 kWh (de ellos 1350 en horario valle por los acumuladores) y 9.2 kW de potencia pagará en enero una factura de 229 euros. Un año antes ese mismo hogar para idéntico consumo tuvo una factura de 151 euros. Un incremento de un 52%. OCU recomienda a estos hogares buscar tarifas alternativas en el mercado fijo para evitar el elevado riesgo que sufren. Si buscas nuevas tarifas en el mercado libre debes ir con cuidado porque hay enormes diferencias de precios en las tarifas. Normalmente, las tarifas ligadas a la facturación online son las más económicas. Las recomendaciones de la OCU para conseguir una tarifa que te ahorre dinero son: 1. Optar por tarifas cuyas condiciones no sean revisables al menos durante un año. 2. Descartar las que incluyan servicios adicionales no deseados, como por ejemplo: revisiones de la instalación eléctrica o seguros de pago. 3. Optar siempre por discriminación horaria. 4. Revisar si cumple los requisitos del bono social y solicitarlo si se puede. Con estos principios en mente, puedes usar comparadores de energía (luz y gas) para ver qué tarifa te conviene más dependiendo de tus condiciones particulares. Te dejo aquí el comparador de la OCU aquí y el de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Usar LED

La iluminación de una casa chupa el 16% de lo que nos gastamos en energía según la Guía Práctica de la Energía publicada por el IDAE. Así que merece la pena echarle un vistazo a las bombillas que usamos para ver cómo podemos ajustar su gasto. Las bombillas de bajo consumo funcionan igual que las tradicionales pero usan entre un 50% y un 80% menos energía y duran más (eso compensa su precio). Lo malo es que cuando ya no sirven se deben entregar en puntos especiales para su reciclaje porque tienen un gas con una pequeña porción de mercurio que las convierte en un residuo peligroso. Por eso, lo mejor de lo mejor para la iluminación de tu casa son las bombillas LED. Son las más eficientes y menos contaminantes. ¿Inconveniente? Su precio, quizá por eso sólo hay un 1% de penetración en los hogares españoles, pero merece la pena invertir en LED: duran más, son más ecológicas y ahorran el máximo de luz.

Invertir en electrodomésticos eficientes

El 62% del consumo eléctrico de un hogar en España se va en los electrodomésticos, según el IDAE. Invierte en ellos si quieres consumir menos luz. Compra los más eficientes porque merecerá la pena a largo plazo. ¿Cómo identificar a los electrodomésticos eficientes? Por su etiqueta. Informa sobre el consumo de energía y agua del electrodoméstico y sus prestaciones. Todos los electrodomésticos deben tener su etiqueta porque es obligatoria. Hay siete niveles identificados por colores y letras. La más eficiente es la A+++ verde fuerte y la menos la D roja. Si puedes invierte en el electrodoméstico más eficiente porque ahorrarás euros a largo plazo.

Siete detalles que harán que tu reforma sea un éxito

¿De reformas en casa? ¡Alto! Hay siete detalles que harán que tu reforma sea un éxito. Te los explicamos aquí abajo. Toma nota. Y añade los tuyos propios :-)

1.- Oculta los tornillos de las tomas de corriente

Escoge unas placas de toma de corriente atornilladas a la parede con tapa colocada a presión. Así no se verán los tornillos en el enchufe y quedará todo más limpio, más elegante. Puedes escoger color y diseño. Pero hazlo, porque parece una tontería, pero cuando lo haces marca la diferencia en casa.

2.- Escoge pomos de puerta iguales para toda la casa

Si estás reformando sólo una habitación de la casa o dos, lo normal es concentrar la atención en esa estancia o estancias y olvidarte del resto. Pero, si vas a cambiar también la puerta hay un detalle que no debes olvidar: el pomo. Si lo cambias, hazlo en el resto de la casa. Que los pomos creen esa linea armónica en toda la casa. Que todos sean igual o del mismo estilo. Aunque si tus puertas están bien y sólo quieres un cambio de aire, puedes optar por lijarlas y volverlas a pintar con tu color favorito. Y ahí sí que puedes cambiar los pomos de todas las puertas por unos que te gusten más que los que tienes.

3.- Instala ventilación remota en el baño

Cuando reformes el baño hay algo muy importante que no debes olvidar si tienes un baño interior y necesita ventilación artificial. Instala un ventilador que no haga ruido. ¿Cuál? El que quieras pero que sea por ventilación remota. En este tipo de instalaciones la rejilla de ventilación se coloca a varios centímetros de altura, ocupando normalmente el altillo de la vivienda. Así tienes la misma potencia de ventilación sin ruido. cajones

4.- Pon autocierre en tus armarios y cajones

Los herrajes de cierre suave aseguran un cierre silencioso de cajones y puertas. Tienen un sistema de amortiguación que frena la puerta del armario antes de dar un portazo. Es el mismo sistema que tienen las guías de los cajones. No te olvides de ponerlo cuando hagas una reforma. No te arrepentirás.

5.- Protege la ducha

La puerta o mampara de tu ducha debe tener un sellador protector. Así protegerás el cristal de los depósitos de agua, minerales y del calor. Así se mantendrá limpio durante más tiempo. Además, las mamparas de cristal se limpian más fácilmente que las de plástico. No se hacen amarillas conforme pasa el tiempo y se limpian mejor que las de plástico. Al escoger cristal, optar por el vidrio templado por seguridad porque si se llega a romper se partirá en pedazos pequeños sin dejar aristas cortantes.

6.- Recurre a las molduras

Si quieres darle un toque elegante y personal a tu casa, aprovecha una reforma para poner molduras entre el muro y el techo. Hay infinitos modelos de molduras, escoge el que más te guste y dale un toque personal a tu hogar.

7.- Aprovecha la luz del sol

Cuando planifiques la reforma de tu casa piensa en cómo aprovechar al máximo la luz que entra por ventanas y terraza (si tiene). Según la normativa europea que trata la eficiencia energética, una vivienda deben tener una determinada cantidad en metros cuadrados de superficie vítrea con orientación sur. Así se maximiza su eficiencia energética, es decir, se gasta menos energía en calentar la casa.